domingo, 6 de julio de 2008

PRESENTACIÓN.

A finales de los años sesenta un profesor excepcional como profesional, persona y ciudadano comienza su labor docente en la ciudad de Mérida en el Colegio Covadonga; posteriormente, ya en la década de los setenta, pasa al cuadro de profesores del Instituto Nacional de Enseñanza Media "Santa Eulalia" primero como Profesor No Numerario y posteriormente como Catedrático de Literatura.
Para muchos de sus alumnos constituye una figura mítica muy querida por sus valores humanos, científicos y pedagógicos; incluso su compañero Sebastián Santolino no dudó en estimarle como el mejor profesor que él había conocido en el Instituto.
Unos treinta años después algunos de sus alumnos hablamos de homenajearle y tú también estás invitado a hacerlo activamente y de forma protagonista.